viernes, 23 de agosto de 2013

Voy a hacer una obra, ¿necesito proyecto? ¿Quién es el técnico competente?

Cuando vamos a la oficina municipal para explicar lo que queremos hacer y nos indican que necesitamos un proyecto de un técnico, lo primero que se nos viene a la cabeza es cuánto nos va a costar, pero ¿De dónde nace esto del proyecto y del técnico competente?




Igual nos olvidamos de la LOE, Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación. Muchos la estudiaron y la estudian todavía, otros vivieron el cambio que produjo por la aprobación de la ley y me temo que algunos rezan por su cambio o derogación, pero de momento es la ley que regula a los agentes que intervienen en la edificación.

La LOE define 3 tipos de edificaciones en función de su uso y los asocia con el técnico competente para realizar el proyecto, la dirección de obra y la dirección de ejecución de la obra.

Grupos de obras de la LOE:
a) Administrativo, sanitario, religioso, residencial en todas sus formas, docente y cultural.
b) Aeronáutico; agropecuario; de la energía; de la hidráulica; minero; de telecomunicaciones (referido a la ingeniería de las telecomunicaciones); del transporte terrestre, marítimo, fluvial y aéreo; forestal; industrial; naval; de la ingeniería de saneamiento e higiene, y accesorio a las obras de ingeniería y su explotación.
c) Todas las demás edificaciones cuyos usos no estén expresamente relacionados en los grupos anteriores.

En lo que respecta al proyecto, para las obra tipo A el técnico es el Arquitecto, para las obras tipo B, el Ingeniero, Ingeniero Técnico o Arquitecto y para las obras tipo C, Arquitecto, Arquitecto Técnico, Ingeniero e Ingeniero Técnico.

Con la pendiente aprobación de la Ley de colegios y servicios profesionales LCSP, hay mucha polémica porque hay colectivos que demandan una liberalización de las competencias y hay otros que defienden las reservas de profesión. No se si es apropiado cambiar las reglas del juego profesional a través de leyes, decretos, ya que de nada sirve imponer con leyes cuando los técnicos no están preparados para las nuevas competencias que quieren asumir.

Para asumir tal cambio habría que hacer un cambio de concepto, cambiar desde la base, preparar a los futuros técnicos con planes de estudio adaptados a la normativa que se quiera imponer, porque me imagino que será un cambio normativo para 10-15 años, como mínimo, no entraremos en el juego de imponer y derogar leyes a golpe de color.

Yo creo que si tenemos los mejores Arquitectos proyectando y a los mejores directores de ejecución de obras, los Arquitectos Técnicos, y en la especialización y profesionalización del técnico radica una de sus grandes fortalezas, no hay necesidad de hacer cambios tan profundos y convendría tener mucho cuidado en lo que se pretende conseguir.



No hay comentarios:

Publicar un comentario