jueves, 6 de diciembre de 2012

Certificación de Eficiencia Energética de Edificios Existentes


Si se cumples las expectivas y anhelos del sector de la construcción y el consejo de ministros hace su trabajo, 2013 se presenta muy prometedor gracias a la nueva figura que se creará, la Certificación de Eficiencia Energética de Edificios Existentes.

 


Con la agitación y la expectativa existente, es como si fueran a darle la salida a una carrera de obstáculos, en la que Arquitectos, Arquitectos Técnicos, Ingenieros e Ingenieros Técnicos intentan posicionarse para tener el mejor puesto de salida. ¿Cuál es el fin de esta calificación?

Desde DIN Acero, se nos viene a la cabeza las palabras excelencia, mejora continua, competividad y valor añadido.


Antes de explicar lo anterior, vamos a sentar las bases normativas:

Desde 2007, se exige la certificación existente en proyectos: Real Decreto 47/2007, de 19 de enero, por el que se aprueba el Procedimiento básico para la certificación de eficiencia energética de edificios de nueva construcción. Claro, nos llegó la crisis y parece que nos hemos olvidado de construir.

Hasta llegar hasta estas fechas, algún decreto para favorecer la eficiencia en rehabilitaciones, pero poco más.

Entre tanto, las comunidades autónomas han desarrollado decretos, como el Decreto 13/2012, de 17 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regula el procedimiento de registro del certificado de eficiencia energética de edificios en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias, que sustituye al anterior del 2009. Este decreto regula la obtención de la etiqueta de eficiencia energética para los edificios que se construían.

En estas fechas, con mucha expectación de que se publique el Real Decreto para la Certificación de Eficiencia Energética de Edificios Existentes, el cual ya tiene borrador, tiene como objetivo la aplicación de la eficiencia energética a edificios existentes públicos y a las viviendas de compra-venta y alquiler. 

Seguramente, algún compañero se le pondrá la cara un poco colorada porque habrá edificios muy bonitos, cuya eficiencia energética será muy mala.

La entrada en vigor de este real decreto, desde el punto de vista de los propietarios lo verán como un problema, un trámite más, pero nosotros lo vemos como una oportunidad. Una oportunidad para esos verdes de palabra, que se consideran muy ecologistas, pero no son capaces ni de reciclar, para tener una certeza técnica de como de eficiente es su vivienda, y en base a esta calificación poder emprender las medidas oportunas para darle un valor añadido, ya que no valdrá con los metros cuadrados, la zona y lo bonito que es.

Es un buen punto de partida para todo esa autoconstrucción que se realizaba a criterio de siempre se ha hecho así, cuantitativamente se de cuenta como es y analizar las medidas oportunas para mejorar y buscar la excelencia energética.

Seguramente muchos no lo hemos parado a analizar, pero la factura de la luz ha subido un 100% en los últimos cinco años y seguimos pagando sin que pase nada.

Nos dicen que reciclemos y muchos nos venden incineradoras, nos dicen que seamos más ecológicos y sólo algunos pueden corromper el territorio con los huertos solares y eólicos sembrados sin ningún criterio geográfico y urbanístico.

Ahora se presenta esta oportunidad para realizar un cambio que podemos ser participes y que nos traerá beneficios en el día a día si buscamos la mayor eficacia y eficiencia energética de nuestros hogares, el más directo a nuestro bolsillo.

Esta aplicación debería de ser autoimpuesta por cada propietario a si mismo, por conocimiento de como es su casa, A, B, F o G. Buscamos tener el último móvil, el ordenador más rápido, el coche que consume menos y no vale la pena cuidar y mejorar ese lugar en el que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo.

Tendremos respuesta en 2013.












1 comentario:

  1. Según el tercer borrador se pospone su entrada en vigor para Junio de 2013.

    http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/25/suvivienda/1361807505.html

    ResponderEliminar